Como cada año, el Pinell ha celebrado su feria de artesania. Vale la pena asistir aunque solo sea para admirar, una vez más, el magnífico edificio modernista de César Martinell.