Las actuales circunstancias nos tienen y, sobre todo, nos han tenido, prácticamente recluídos, visitar lugares como la vecina Valderrobres se hacía difícil por no decir imposible. Debido a ello no conocíamos todavía el establecimiento de Octavio Serret, mejor dicho, no conocíamos su nueva orientación.

La librería Serret, tan añorada, deja paso a Ilercavonia. No ya únicamente libros, sino actividades culturaels de todo tipo, turismo y un largo etc. Un proyecto ambicioso. De verdad, le deseamos al amigo Octavio mucha suerte en esta nueva etapa.