Un viejo refrán castellano asegura que «no todo el monte es orégano». Sin embargo este año no es poco el que hay, con las abundantes lluvias de primavera el campo está espléndido y han crecido todas las especies imaginables. Ayer mismo recogimos este ramo de orégano sin que tan siquiera se notara la diferencia en el lugar donde lo hallamos.