Y en este caso un objeto entrañable, esta esfera terrestre que perteneció a nuestro padre. Datada en los años 30-40, es no tan sólo una lección de geografía, lo es también de historia al permitirnos comprobar como cambian las fronteras a lo largo del tiempo.