Vivir el día de Sant Jordi en Barcelona es una experiencia inolvidable, una maravilla. Sin embargo no es el único lugar, incluso los pueblos más pequeños celebran esta fiesta, libros y flores aparecen por todas partes. También en Arnes, las maestras y  los alumnos de la escuela son los encargados de organizarlo. Un día distinto y entrañable.