Sant Jordi es una fiesta muy nuestra, en nuestro país se celebra en todas partes, incluso en los hospitales. Ayer, en el Vírgen de la Cinta de Tortosa, entre los pacientes que recibían quimioterapia, se repartieron unos bonitos puntos de libro con figuras alusivas, entre ellas la del dragón. Todo un detalle.