Circunstancias históricas propiciaron que estas, nuestras Tierras del Ebro, fueran ricas en monumentos renacentistas. Como ejemplo los ayuntamientos de Horta de Sant Joan o Arnes o los Reales Colegios de Tortosa. Ayer, entre las dos primeras poblacviones, se celebró una jornada de estudio de aquellos momentos con la participación de destacados especialistas.