Permitidme estos breves comentaros, casi dos años de pandemia que, entre otras  cosas, han supuesto la ruina de mchos, el cierre de negocios y empresas, nos han llevado a una situación que nadie podía imaginar, más que grave. Y en estos momentos, sin que podamos saber cómo ni por qué, se dispara el precio de la electricidad hasta alcanzar cotas increíbles y ¿por qué no calificarlo así? inmorales. Hace poco alguien lo dijo: «Este invierno muchas familias pasarán frío».

Nada podemos hacer los ciudadanos. O bien poco. En nuestra fachada, y desde hace dos días, cuelga una pancarta: «Las eléctricas no tienen vergüenza».